Depilación Masculina Láser Diodo

La depilación mediante láser diodo es una técnica que se aplica con éxito demostrado en mujeres de nuestro país desde hace algo más de una década. En sus inicios, el láser solo se utilizaba en pieles claras, aplicando longitudes de onda cortas que evitaban producir quemaduras.

Pero la técnica ha revolucionado el panorama de la depilación y, hoy en día, en pieles oscuras y sobre vellos gruesos y profundos es posible realizar sesiones que culminen con éxito su objetivo. Hablamos del láser diodo y hablamos, por tanto, de la incorporación del hombre al disfrute de este recurso estético para el que se implantan técnicas cada vez más avanzadas.

IPL ventajas

¿Por qué cada vez más hombres acuden a una clínica para depilarse?

Los especialistas en cirugía plástica y los médicos dermatólogos son testigos en sus consultas del rápido aumento en la demanda por parte de hombres de tratamientos de depilación láser. Los motivos no son únicamente estéticos, aunque estos tienen un peso importante en la decisión.

Muchos varones presentan problemas dermatológicos como los producidos por el enquistamiento del vello (el vello crece en el interior de la piel, sin poder salir, lo que puede provocar una infección), foliculitis (inflamación de la parte de la piel que proporciona las células que dan crecimiento al cabello), irritaciones provocadas por el afeitado, etc. En otros casos, la práctica de determinados deportes (natación, ciclismo) aconseja la depilación de las extremidades.

Las zonas del cuerpo en las que se aplica el láser en la depilación masculina con mayor frecuencia son el tórax, las axilas, el abdomen, las ingles, y las piernas y brazos.

¿Es la técnica de depilación del láser diodo la más recomendable para los hombres?

El vello de los hombres es más grueso y se presenta con mayor densidad que en las mujeres. Por esto, algunas técnicas depilatorias que hasta ahora daban resultados satisfactorios con ellas, no eran tan efectivas para ellos.

El láser diodo es la técnica de mayor éxito en el proceso de depilación masculina. Los equipos de láser diodo resultan más versátiles al aplicarse sobre pelos profundos y de calibre grueso o mediano, y en pieles oscuras (fototipo alto). En pieles más claras, siempre que el vello sea grueso o mediano y oscuro también se obtienen buenos resultados.

¿Qué otras técnicas de depilación láser aplican las clínicas hoy día?

Suele suceder que un hombre llegue a una consulta solicitando la técnica del láser diodo porque se la ha recomendado algún amigo que ha quedado a todas luces satisfecho. Sin embargo, puede que los profesionales de la clínica le recomienden otra técnica. Y es que como no hay dos personas iguales, no hay dos pieles iguales.

Un tipo de láser muy utilizado es el Láser Alejandrita. Básicamente tiene una longitud de onda parecida, aunque láser diodo utiliza una onda algo más corta, de 755 nm (frente a los 810 nm del diodo). El Láser Alejandrita se usa más en vello oscuro pero con un tono de piel medio.

La ventaja del láser diodo frente al Alejandrita es que la mayor penetrabilidad de la luz actúa de forma más eficaz cuando el vello es más profundo.

Otras tecnologías de distinta eficacia y aplicables a diferentes tipos de pieles y vellos son la del Rubí, pionera en la aplicación del láser en tratamientos depilatorios y hoy prácticamente en desuso; y la del láser Neodimio-Yag, de efectividad menor que el diodo o el Alejandrita.

Precisamente porque no hay dos pacientes iguales, y porque no hay una sola técnica infalible, es importante acudir a clínicas de depilación láser que, además de personal formado y especializado, y médicos dermatólogos que supervisen los procesos, tengan una plataforma lumínica completa, que permita escoger la técnica láser más eficiente para cada persona.

¿Cuánto dura un tratamiento con láser diodo?

Hay que ser conscientes de que estos tratamientos de depilación no ofrecen resultados inmediatos, sino que se van viendo de forma progresiva.

Una sesión de depilación con láser diodo oscila entre 15 minutos y una hora. Como el diámetro del rayo es grande, en una sola sesión se consigue tratar toda la zona deseada.

Aunque es posible destruir la raíz del vello, no todos los vellos se encuentran en la misma fase, por lo que se necesita un promedio de 10 sesiones para atacar a todos los vellos en la fase activa de crecimiento. El número de sesiones necesarias también depende de la zona que se quiera tratar, la densidad y cantidad de vello, la edad del paciente, y particularidades referentes a si toma algún tipo de medicación o sigue alguna dieta.