Aunque, como en casi todos los métodos de depilación, el escepticismo sobre si realmente es permanente, la electrólisis no se queda atrás. Curiosamente es el único tratamiento reconocidopor la FDA como depilación permanente. El resto de métodos aún están a la espera de recibir esta distinción.

La electrólisis es un método de depilación que consiste en introducir una sonda terminada en una aguja de metal que ataca el folículo piloso. Esta sonda lleva una corriente eléctrica que destruye el folículo del pelo desde la raíz. Al igual que con la depilación láser, con la electrólisis también serán necesarias varias sesiones para tratar todo el vello de la piel, ya que, entre otras cosas, el cabello crece en 3 etapas diferentes, por lo que hay que ir atacando cada etapa en diferentes sesiones.

Como funciona la electrólisis:

La electrólisis, a diferencia que el láser, no busca el pigmento o el color del pelo, sino que ataca el fóliculo del cabello en sí. Por esta razón el color del cabello es irrelevante y como dijimos al principio, es apta para cualquier tipo de pelo/piel.

Electrólisis – Depilación Permanente

A diferencia de la mayoría de métodos de depilación, la reputación de la electrólisis como método de depilación permanente está fuera de toda duda. Aunque no existe una garantía al 100% de que en algún momento a lo largo de la vida pueda volver a aparecer pelo en según que parte. Ese riesgo se debe a los cambios que se producen en el cuerpo que nadie puede controlar ni preveer, como por ejemplo los cambios hormonales. Lo que significa que los pelos desaparecerán durante un largo período de tiempo, incluso décadas, pero quizás a la larga, sean necesarias nuevas sesiones.

IPL ventajas

Electrólisis – Desventajas

Parece que la electrólisis es la solución perfecta para la eliminación del pelo permanente, también tiene desventajas. Esto es debido a que en la electrólisis, cada folículo de pelo tiene que ser tratado por separado, por lo tanto este método depilatorio consumo mucho tiempo y dinero, no es extraño que se tengan que dar entre 15 y 30 sesiones.

Debido a esto, el tratamiento en áreas grandes es poco práctico, por ello, la electrólisis se utiliza sobre todo para los pelos de la barbilla, el labio superior y el área de las cejas. También si el profesional no tiene experiencia en dar un tratamiento de electrólisis, puede llegar a “arañarnos” la piel o dejarnos alguna pequeña cicatriz, por lo que, mejor acudir a un centro especializado, con experiencia y garantías.

Algunos usuarios comentan que la electrólisis es dolorosa, sobre todo en el momento de insertar la aguja en el folículo. Normalmente no se usa anestesia, aunque es recomendable tomar un analgésico antes de comenzar el tratamiento.

A pesar de estas desventajas, la electrólisis es el único método de depilación permanente con garantias, esa es la razón por la que sigue siendo popular, especialmente para la depilación facial.

Otros artículos sobre depilación relacionados